José Saramago

Escritor portugués (1922 – 2010). Premio Nobel 1998. Contenido: Frases de “La caverna”; libros escritos por José Saramago y libros sobre la obra de José Saramago.

 

FRASES DE “LA CAVERNA”

la_caverna
Frases de “La caverna”

1) Verdad es que ni la juventud sabe lo que puede, ni la vejez puede lo que sabe.

2) Sabríamos mucho más de las complejidades de la vida si nos aplicásemos a estudiar con ahínco sus contradicciones en vez de perder tanto tiempo con las identidades y las coherencias, que ésas tienen la obligación de explicarse por sí mismas.

3) No es ninguna vergüenza que el yerno mantenga al suegro, Depende de quien sea el suegro.

4) La vida es así, está llena de palabras que no valen la pena, o que valieron y ya no valen, cada una de las que vamos diciendo le quitará el lugar a otra más merecedora, que lo sería no tanto por sí misma, sino por las consecuencias de haberla dicho.

5) En contra de lo que se suele decir, dos debilidades no hacen una debilidad mayor, hacen una nueva fuerza, probablemente no sea así ni nunca lo ha sido, pero hay ocasiones en que convendría que lo fuese.

6) Los día son todos iguales, las horas no, cuando los días llegan al final tienen siempre sus veinticuatro horas completas, incluso cuando ellas no tengan nada dentro.

7) Las frases de efecto, también jocosamente llamadas pepitas de oro, son una plaga maligna de las peores que pueden asolar el mundo.

8) Decimos a los confusos, Conócete a ti mismo, como si conocerse a uno mismo no fuese la quinta y más dificultosa operación de las aritméticas humanas.

9) Decimos a los abúlicos, Querer es poder, como si las realidades atroces del mundo no se divirtiesen invirtiendo todos los días la posición relativa de los verbos.

10) Decimos a los indecisos, Empezar por el principio, como si ese principio fuese siempre la punta visible de un hilo mal enrollado del que basta tirar y seguir tirando para llegar a la otra punta, la del final, y como si, entre la primera y la segunda, hubiésemos tenido en las manos un hilo liso y continuo del que no ha sido preciso deshacer nudos ni desenredar marañas, cosa imposible en la vida de los ovillos y, si otra frase de efecto es permitida, en los ovillos de la vida.

11) El principio nunca ha sido la punta nítida y precisa de un hilo, el principio es un proceso lentísimo, demorado, que exige tiempo y paciencia para percibir en qué dirección quiere ir, que tantea el camino como un ciego.

12) Un hecho es lo que el día trae, otro hecho es lo que nosotros, por nosotros mismos, le aportamos.

13) Hay quien se pasa la vida entera leyendo sin conseguir nunca ir más allá de la lectura, se quedan pegados a la página, no entienden que las palabras son sólo piedras puestas atravesando la corriente de un río, si están allí es para que podamos llegar a la otra margen, la otra margen es la que importa.

14) En los asuntos del corazón y del sentir, siempre lo demasiado es mejor que lo escaso.

15) En los asuntos donde gobierna la casualidad tanto da que se viva en una ciudad de diez millones de habitantes como en una aldea de pocas centenas de vecinos, sólo ocurre lo que tenga que ocurrir.

16) La vida es así, se hace de muchas cosas que se acaban, También se hace de cosas que comienzan, Nunca son las mismas.

17) Nunca se sabe cuándo una palabra mal interpretada tendrá como desastrosa consecuencia echar a perder la más sutil y la más trabajada de las dialécticas de la persuasión.

18) La esperanza nunca ha sido de fiar, Eso pienso, pero qué le vamos a hacer, a algo tendremos que acogernos en las horas malas.

19) Es necesario comprender que en las circunnavegaciones de la vida un viraje ameno para unos puede ser para otros una tempestad mortal, todo depende del calado del barco y del estado de las velas.

20) Lo más seguro es que la mujer prefiera que el acto amoroso se inicie con una charla pausada, sin prisas, y mientras sea posible ajena a esa idea fija que, semejante a un trompo zumbador, gira en la cabeza del hombre.

21) Las cosas que parecen haber pasado son las únicas que nunca acaban de pasar.

22) Todos los padres fueron hijos, muchos hijos acaban siendo padres, pero unos se olvidan de que lo fueron, y a los otros no hay nadie que pueda explicarles lo que serán.

23) Nunca deberíamos sentirnos seguros de aquello que pensamos ser porque, en ese momento, pudiera muy bien ocurrir que ya estamos siendo cosa diferente.

24) De las promesas cumplidas conviene hablar mucho para hacer olvidar las veces que no se cumplieron.

25) El tiempo es un maestro de ceremonias que siempre acaba poniéndonos en el lugar que nos compete, vamos avanzando, parando y retrocediendo según sus órdenes, nuestro error es imaginar que podemos buscarle las vueltas.

26) Lo malo no es tener una ilusión, lo malo es ilusionarse.

27) Los momentos no llegan nunca tarde ni pronto, llegan a la hora, no a la nuestra, no tenemos que agradecerles las coincidencias, cuando ocurran, entre lo que ellos proponían y lo que nosotros necesitábamos.

28) Lo peor de las conclusiones no es tanto que sean en ocasiones precipitadas, sino que sean simplemente conclusiones.

29) Lo que no quiero es lo que no puedo, lo que no puedo es lo que no quiero.

30) Verdaderamente, a pesar de todos sus defectos, la vida ama el equilibrio, si mandara sólo ella haría que el color oro estuviera permanentemente sobre el color azul, que todo lo cóncavo tuviese su convexo, que no sucediese ninguna despedida sin llegada, que la palabra, el gesto y la mirada se comportaran como gemelos inseparables que en todas las circunstancias dijeran lo mismo.

31) Que difícil es separarnos de aquello que hemos hecho, sea cosa o sueño, incluso cuando lo hemos destruido con nuestras propias manos.

32) El progreso avanza imparable, es necesario que nos decidamos acompañarlo, ay de aquellos que, con miedo o posibles aflicciones futuras, se queden sentados a la vera del camino llorando un pasado que ni siquiera fue mejor que el presente.

33) Pienso que las palabras sólo nacieron para jugar unas con otras, que no saben hacer otra cosa, y que, al contrario de lo que se dice, no existen palabras vacías.

34) Es muy posible que la insensatez y la inconsecuencia sean para los jóvenes un deber, para los viejos son un derecho absolutamente respetable.

35) Conviene decir, para ilustración de los ingenuos, que, en asuntos de sentimiento, cuanto mayor sea la parte de grandilocuencia, menor será la parte de verdad.

36) Puede suceder que la alegría desinteresada de un perro nos reconcilie durante un breve minuto con los dolores, las decepciones y los disgustos que el mundo nos ha causado.

37) Realmente las personas son muy complicadas, Es verdad, pero si fuéramos simples no seríamos personas.

38) No hay nada más perjudicial para quien trabaja que la presencia de los que no hacen nada.

39) Es una estupidez perder el presente sólo por el miedo de no llegar a ganar el futuro.

40) Los sueños son así, sin pies ni cabeza, o mejor tienen cabeza y tienen pies, pero casi siempre los pies van hacia un lado y la cabeza hacia otro, es lo que explica que los sueños sean tan difíciles de interpretar.

41) Ni siquiera las mejores noticias son buenas para todo el mundo.

42) Lo que se sabe que va ocurrir en cierta manera es como si ya hubiese ocurrido, las expectativas hacen algo más que anular las sorpresas, embotan las emociones, las banalizan, todo lo que se deseaba o temía ya había sido vivido mientras se deseó o temió.

43) Una casa cerrada es como una planta que se olvidan de regar, muere, se seca, se marchita.

44) El amor une pero no a todos, hasta puede suceder que los motivos de unos para la unión sean precisamente los motivos de otros para la desunión.

45) Se comprende que no valga la pena hablar, perder tiempo y gastar saliva articulando discursos, frases palabras y sílabas cuando aquello que uno está pensando también está siendo pensado por los otros.

46) Al contrario de lo que se suele creer y sin pensar se afirma, el hábito hace al monje, la persona también está hecha por la ropa que lleva, podrá no notarse inmediatamente, pero es sólo cuestión de dar tiempo al tiempo.

47) No hay nada más triste, más miserablemente triste, que un viejo llorando.

48) Si lo que ha dicho hace un momento fue sentido y pensado, tiene amor, El amor no es casa, ni ropa ni comida, Pero comida, ropa y casa, por sí solas, no son amor.

49) Conozco esas lágrimas que no caen y se consumen en los ojos, conozco ese dolor feliz, esa especie de felicidad dolorosa, ese ser y no ser, ese tener y no tener, ese querer y no poder.

50) Todo lo que sea normal es, por lo menos, sospechoso de anormalidad.

51) Más vale que os arriesguemos a subir a la higuera para intentar alcanzar el higo que tumbarnos bajo su sombra y esperar que nos caiga en la boca.

52) Cuando estamos preguntando por alguien estamos diciendo sobre nosotros mucho más de lo que se podría imaginar.

 

LIBROS DE JOSÉ SARAMAGO

1) La Caverna

2) El año de la muerte de Ricardo Reis

3) El cuento de la isla desconocida

4) Ensayo sobre la ceguera

5) El Evangelio según Jesucristo

6) El hombre duplicado

7) Levantado del suelo

8) Memorial del convento

9) Todos los nombres

10) Claraboya

11) Caín

12) Las intermitencias de la muerte

13) Ensayo sobre la lucidez

14) Viaje a Portugal

15) Historia del cerco de Lisboa

16) Manual de Pintura y Caligrafía

17) Cuadernos de Lanzarote, 1993 – 1995

18) Casil un objeto

 

LIBROS SOBRE LA VIDA Y OBRA DE JOSÉ SARAMAGO

1) Costas, Horacio; “José Saramago”; Fondo de Cultura Económica; México D.F. 2004

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.