Erich María Remarque

Escritor Alemán (1897 – 1970). Contenido: Frases de “Sin novedad en el frente”; libros escritos por Erich María Remarque y libros sobre la obra de Erich María Remarque.

 

sin_novedad_en_el_frente
Frases de “Sin novedad en el frente”

1) Si adiestras a un perro a comer patatas y cuando ya está acostumbrado le echas un pedazo de carne, verás que, a pesar de todo, lo caza al vuelo porque eso está en su naturaleza. Si a un hombre le echas un poco de poder hará lo mismo, se tirará de cabeza a cogerlo.

2) La mili se basa en esto: que uno tenga siempre poder sobre otro. Lo malo es que, todos juntos, tienen demasiado poder.

3) La mayor vileza de todo esto es que los animales tengan que hacer la guerra.

4) Hoy pasaríamos por los prados de nuestra juventud como viajeros. Hemos sido consumidos por las realidades.

5) Bajo mi piel, la sangre lleva terror e inquietud a mis pensamientos. Se debilitan y tiemblan, quieren calor y vida. No pueden resistir sin consuelo ni ilusiones; se retuercen ante la desnuda imagen de la desesperación.

6) Puedes soportar los horrores mientras agachas simplemente la cabeza; pero en cuanto reflexionas te matan.

7) En nuestra familia nunca hemos sido de una ternura expansiva. No suele ser costumbre de gente pobre que trabaja mucho y tiene muchas preocupaciones. Por otra parte tampoco lo comprenden; no les gusta repetir lo que ya saben.

8) Cuando se ha visto tantos cadáveres no se comprende que uno sólo despierte tanto dolor.

9) Todo gran emperador necesita, por lo menos, una gran guerra. Si no, no se hace célebre.

10) Forzosamente, todo ha de ser mentira e insignificancia cuando la cultura de miles de años no ha podido impedir que se derramaran estos torrentes de sangre ni que existieran esas cárceles de dolor y el sufrimiento.

11) Nuestros pensamientos son como el barro que el paso del tiempo va moldeando: buenos cuando estamos en las barracas e inexistentes mientras permanecemos bajo el fuego.

12) La vida, aquí en la frontera de la muerte, tiene una línea de extraordinaria simplicidad, se limita a lo estrictamente necesario; el resto está profundamente dormido. Esto es nuestro primitivismo y nuestra salvación.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.