Alejandro Dumas (Padre)

Escritor francés (1802 – 1870). Contenido: Frases de “Los tres Mosqueteros”, “El Conde de Montecristo” e “Historia de un muerto contada por él mismo”; libros escritos por Alejandro Dumas (padre)  y libros sobre la obra de Alejandro Dumas (padre).

 

FRASES DE “EL CONDE DE MONTECRISTO”

1) La felicidad ciega algunas veces más que el orgullo.

2) La ausencia separa a las personas casi mejor que la muerte.

3) El que odia no se engaña en el sentimiento de los demás.

4) Es volverse contra Dios intentar lo que Dios no quiere.

5) Así como es necesaria la presión para hacer estallar la pólvora, así el infortunio es necesario también para descubrir ciertas minas misteriosas ocultas en la inteligencia humana.

6) La filosofía es el matrimonio entre las ciencias y el genio que las aplica.

7) La religión del dolor es respetada por todo el mundo.

8) Por bueno que uno sea, pronto cesa de visitar a las personas que le entristecen.

9) La incertidumbre encierra algo de esperanza.

10) El edificio que la desgracia destruye, la providencia puede reedificarla.

11) Todo mal tiene dos remedios, el tiempo y el silencio.

12) No pueden conocer el precio de un cielo puro los que no han entregado nunca su vida a merced de cuatro tablas arrojadas a un mar enfurecido.

13) Cada hombre tiene su pasión, lo mismo que cada fruta su gusano.

14) Habiendo llegado a cierto grado de fortuna, nada es más necesario que lo superfluo.

15) Un capitalista apesadumbrado es lo mismo que los cometas, presagia siempre una desgracia más en el mundo.

16) El que se siente con voluntad de luchar, no pierde un tiempo precioso, y devuelve inmediatamente a la suerte el golpe que ella le ha dado.

17) No existen emociones intermedias en un corazón ulcerado por una desgracia suprema.

18) Fácilmente se forman intimas amistades, cuando se profesan las mismas ideas.

19) La mirada del cuerpo puede olvidar a veces; pero la del alma recuerda siempre.

20) Cuando se vive con locos, es preciso también aprender a ser insensato.

21) Las personas que jamás preguntan son las que con más habilidad consuelan.

22) Hay palabras que ponen fin a una conversación para siempre.

23) Los hombres generosos son siempre compasivos cuando la desgracia de su adversario es mayor que su odio.

24) El mundo es un gran salón del que es necesario salir con cortesía, saludando y pagando sus deudas de juego.

25) Para ciertos organismos, el trabajo es el remedio de todos los males.

26) Es uno de los orgullos de nuestra pobre humanidad el creerse cada hombre más desgraciado que cualquier otro que gime y llora a su lado.

27) Antes de tener miedo se ve claro. Mientras se tiene, se ve doble, después de haberle tenido se ve turbio.

28) No hay ventura ni desgracia en el mundo, sino la comparación de un estado con otro.

29) Hasta el día en que Dios se digne descifrar el porvenir al hombre, toda la sabiduría humana estará resumida en dos palabras: ¡Confiar y esperar!.

 

FRASES DE “LOS TRES MOSQUETEROS”

los_tres_mosqueteros
Frases de “Los tres mosqueteros”

1) Lo que sorprende al espíritu caprichoso del poeta no siempre es lo que impresiona a la masa de lectores.

2) Quien tiembla un segundo deja escapar quizá el cebo que precisamente durante ese segundo la fortuna le tendía.

3) Basta a veces un débil obstáculo para contrariar un gran designio.

4) En las antecámaras reales más vale ser visto con miradas irritadas que no ser visto en absoluto.

5) Con los criados ocurre como con las mujeres, hay que ponerlos en seguida en el sitio que uno desea que permanezcan.

6) La mujer ha sido creada para nuestra perdición, y de ella es de donde nos viene todas nuestras miserias.

7) Hay en la holgura una multitud de cuidados y de caprichos aristocráticos que le van bien a la belleza.

8) ¡Qué desesperación ver a una mujer que se ama desear esas mil naderías con qué las mujeres hacen su dicha, y no poder darles esas mil naderías¡

9) El amor es la más egoísta de todas las pasiones.

10) A propósito de un primer amor no es necesario pedir discreción. Este primer amor va acompañado de una alegra tan grande que es preciso que esa alegría desborde; sin eso, os ahogaría.

11) El diablo no se deja desposeer fácilmente de una plaza en la que ha sentado sus reales.

12) ¡Oh, las mujeres, las mujeres¡ Las reconozco en su imaginación novelesca; todo lo que huele a misterio les encanta.

13) Un bribón no ríe de igual forma que un hombre honesto, un hipócrita no llora con las lágrimas que un hombre de buena fe. Toda la falsedad es una máscara, y por bien hecha que esté la mascará, siempre se llega, con un poco de atención, a distinguirla del rostro.

14) Siempre se tiene cierta superioridad moral sobre aquellos cuya vida se sabe.

15) Nada hace marchar al tiempo ni abrevia el camino como un pensamiento que absorbe en sí mismo todas las facultades del organismo de quien piensa.

16) El amor es una lotería en la que el que gana, gana la muerte.

17) Para un amor real, para unos celos verdaderos, ¿hay otra realidad que las ilusiones y las quimeras?.

18) Quien caza el águila no se preocupa del gorrión.

19) En general, no se piden consejos más que para no seguirlos; o si se siguen, es para tener a alguien a quien se pueda reprochar el haberlos dado.

20) El tiempo trae la ocasión, la ocasión es la martingala del hombre; cuanto más empeñado está uno, más se gana si se sabe esperar.

21) En todo tiempo y en todos los países, sobre todo si esos países están divididos por la religión, habrá fanáticos que no pedirán otra cosa que convertirse en mártires.

22) Un recuerdo molesta menos que una criatura, aunque ésta sea más devoradora a veces que un recuerdo.

23) Beneficio reprochado, ofensa hecha.

24) La violencia es una prueba de debilidad.

25) Dios abandona a quien se abandona a sí mismo.

26) Las mujeres lloran los muertos; los hombres los vengan.

 

historia_de_un_muerto_contada_por_el_mismo
Frases de “Historia de un muerto contado por él mismo”

1) Dios permite a veces que una alegría siga a un dolor, que la sonrisa suplante a las lágrimas y cuando el corazón de aquel al que pone a prueba está demasiado vacío como para llenarse sólo, cuando la herida es demasiado profunda para cicatrizar sin ayuda, Dios envía al camino de aquella alma a la que quiere consolar otra alma que lo entiende; porque sabe que se sufre menos si se sufre de a dos; y llega un momento en que el corazón vacío se llena de nuevo o la herida se cura.

2) Voy a verme obligado a comprarle a Dios el paraíso para ampliar el infierno porque no van a entrar tantas personas juntas.

3) Los poetas, por ejemplo, que hablan tanto del amor puro, no comprenden que al mostrar el amor que redime desatan la pasión que pierde.

4) El mal sobrevive a la muerte.

5) Si el hombre tuviera que elegir, preferiría la eternidad de la pasión a la felicidad serena de la virtud.

6) Yo soy capaz de cometer un crimen, pero nunca un sacrilegio.

 

LIBROS DE ALEJANDRO DUMAS (Padre)

1) El Conde de Montecristo

2) Los Tres Mosqueteros

3) Veinte Años Después

4) El Vizconde de Braguelonne

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.